Research article

Ficha del Artículo [=]

Compartir (Ô_Ô)

Calidad y formación del profesorado universitario
en educación física

Nicoletti, Javier Augusto

Doctor en Educación con mención Cum Laude por la UNED (España).
Magíster en Derechos Humanos en el Mundo Contemporáneo por la UNIA (España).
Licenciado en Psicología con Diploma de Honor por la UBA (Argentina).
Jefe del LIE - Laboratorio de Investigación Educativa-de la UNLaM
jnicoletti@unlam.edu.ar

Chaves Montero, Alfonso

Máster Interuniversitario en Comunicación y Educación Audiovisual por la UNIA/UHU (España).
Graduado en Sociología y en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad Pablo de Olavide (España). Miembro Titular de FLACSO y del Grupo Comunicar.

Gadea Aiello, Walter Federico

Dr. en Filosofía por la UHU (España).
Profesor e Investigador de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UHU (España).
Miembro Titular de FLACSO y del Grupo Comunicar.
Co-Director del Máster Oficial de Comunicación y Educación Audiovisual de la UNIA-UHU (España).

 

Resumen

La necesidad permanente de mejorar la formación del profesorado universitario ha propiciado que ocupe un lugar destacado en investigaciones, bibliografía y políticas educativas a ser aplicadas, convirtiéndose en tema de reflexión y debate, cuando se trata de diseñar y promover estrategias que fomenten e incrementen la calidad de sus prácticas. El presente trabajo presenta resultados de un estudio aplicado a estudiantes del profesorado universitario en educación física, destinado a reconocer factores que promuevan la mejora de la calidad durante su proceso de formación como futuros profesionales de la enseñanza.


Palabras Clave: Formación del profesorado, calidad educativa, modelo de enseñanza,

Quality and vocational training
of physical education teaching staff

Abstract

The permanent necessity to improve the training of the university teaching staff has created for it a favourable and distinguished place on investigations, bibliographies and educational politics to be applied. Becoming themselves a subject of thought and debate, when it comes to design and promote strategies that increase and foment the quality of their practices. The present investigation shows results from a study applied to students of the university physical education teaching staff, destined to acknowledge factors that promote the improvement of quality during it's teaching process as future professionals in the field.


Key-words: Vocational training of teaching staff, educational quality, teaching model, ,

 

I. Introducción

De un tiempo al presente, cada vez es más visible la preocupación por mejorar la formación del profesorado universitario, lo que se ha traducido en una cuestión que se destaca en investigaciones, bibliografía y políticas educativas a ser aplicadas, convirtiéndose en temática de reflexión y debate permanente, cuando se trata de diseñar y promover estrategias que fomenten e incrementen la calidad de sus prácticas.

Pueden observarse variados estudios que dan cuenta la trascendencia de contar con un profesorado de calidad que responda a las necesidades de la sociedad y que presente alternativas de respuesta frente a sus demandas futuras (Bozu & Imbernon, 2016; Marcelo, 2011; Fernández, 2010; Zabalza, 2007). A nivel internacional, la Declaración de Incheon (2015), que contó con la participación de más de 1.600 participantes de 160 países, puso de manifiesto el compromiso por una educación de calidad, sobre la base del compromiso por velar para que “los docentes y los educadores estén empoderados, sean debidamente contratados, reciban una buena formación, estén cualificados profesionalmente, motivados y apoyados dentro de sistemas que dispongan de recursos suficientes, que sean eficientes y que estén dirigidos de manera eficaz” (p. 6).

Asimismo, en la Conferencia Mundial sobre la Educación Superior realizada en el año 2009, se planteó que “la educación superior debe ampliar la formación de docentes, tanto inicial como en el empleo, con planes y programas de estudios que den a los docentes la capacidad de dotar a sus alumnos de los conocimientos y las competencias que necesitan en el siglo XXI”. De allí que la formación del profesorado universitario es un proceso complejo que requiere del análisis de múltiples factores y situaciones que articuladas entre sí son quienes permiten la elaboración de una estrategia integrada que permita que dicha formación sea de calidad y contribuya para el desarrollo de la sociedad.

Fernández (2010), señala que “constituye un desafío el llevar adelante el replanteamiento del rol, de las funciones y de la organización de la educación en su conjunto, pero, muy especialmente, de la educación superior y de las universidades” (p. 123). En este sentido, las estrategias que se adopten deberán estar orientadas a la búsqueda de una formación del profesorado de calidad que responda con solvencia y creatividad a la demandas de la sociedad, beneficiando al desarrollo y la difusión de la ciencia y de la cultura; puesto que siguiendo las conclusiones del estudio desarrollado por Porlán y de Alba (2012), “parece que cuando se hacen propuestas innovadoras e ilusionantes son muchos los docentes que se animan a romper con sus rutinas habituales” (p. 11).

Las estrategias metodológicas que se llevan adelante durante la formación del profesorado universitario se transforman en una herramienta para la construcción colectiva del conocimiento y en consecuencia en un desarrollo potencial de la comunidad. Por ello, la trasferencia del conocimiento y la calidad formativa se convierten en factores sustantivos para el desarrollo y experiencia de los programas de formación.

El Informe Educación para todos. El imperativo de la calidad UNESCO (2005), plantea la presencia de principios que permiten caracterizar la innumerable cantidad de definiciones del concepto de calidad en el campo educativo. En este orden, señala que “el primero considera que el desarrollo cognitivo del educando es el objetivo explícito más importante de todo sistema educativo y, por consiguiente, su éxito en este ámbito constituye un indicador de la calidad de la educación que ha recibido”, por su parte, el segundo principio “hace hincapié en el papel que desempeña la educación en la promoción de las actitudes y los valores relacionados con una buena conducta cívica, así como en la creación de condiciones propicias para el desarrollo afectivo y creativo del educando” (p. 18). La formación del profesorado es responsable de responder a estos principios, siendo que “los profesores deberían estar preparados para enseñar en áreas relativas al desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial” (UNESCO, 2016, p. 50). Pensar la calidad de la educación requiere reflexionar sobre los profesionales de la enseñanza, y de la manera en que logran alcanzar resultados pertinentes en su rol de formadores. Bajo este escenario, citando a Villa (2008), es una realidad que el “papel docente se ha hecho mucho más complejo debido a los distintos roles que debe desempeñar y a las tareas más orientadas a favorecer el aprendizaje autónomo” (p. 181).

Vaillant (2007) plantea que “la formación de los docentes constituye hoy un punto crítico del debate educativo lo que explica el interés existente en América latina por renovar las instituciones formadoras, definir el papel del formador de formadores, mejorar las propuestas curriculares, diseñar un sistema de inserción a la docencia y de desarrollo profesional” (p. 11). De hecho, según Marcelo (2008), la preocupación por la problemática es internacional, en relación con “las formas de hacer de la docencia una profesión atractiva, con cómo mantener en la enseñanza a los mejores profesores y cómo conseguir que los profesores sigan aprendiendo a lo largo de su carrera” (p. 8).

En consecuencia, el actual contexto formativo atravesado por la velocidad de la información, el acceso a nuevas tecnologías y las nuevas modalidades comunicacionales conlleva la necesidad de revisar los factores que interactúan en la formación del profesorado, siendo que la percepción de los propios protagonistas de la formación, en este caso alumnos del profesorado universitario en educación física, se presenta como información significativa para su mejora.

II. Método

A los fines de aportar información que promueva la mejora del profesorado, se aplicó un estudio descriptivo a una muestra aleatoria constituida por 100 alumnos del Profesorado Universitario en Educación Física de la Universidad Nacional de La Matanza (Argentina), pertenecientes al segundo año de la carrera. El objetivo fue reconocer factores que promuevan la mejora de la calidad durante su proceso de formación; para ello se relevaron las opiniones de los alumnos en relación al modelo de aprendizaje para una formación de calidad, las habilidades comunicacionales y aspectos actitudinales que deben desarrollarse en una formación de calidad, la importancia de la utilización de recursos tecnológicos, estrategias didácticas y de evaluación para una formación de calidad.

La primera etapa de la investigación se correspondió con la realización de un marco teórico sustentado en fuentes e investigaciones de la temática; y sobre esta base conceptual se construyó el instrumento para la realización de un estudio descriptivo, con el cual se obtuvieron un conjunto de resultados que a continuación se presentan. El estudio fue aplicado entre los años 2016 y 2017 a través de la utilización de una metodología cuantitativa por medio de la aplicación en forma presencial de un cuestionario.

En palabras de Martínez (2004), los lineamientos para el diseño y desarrollo de la investigación fueron realizados siguiendo los criterios de la investigación tipo encuesta. El cuestionario estuvo conformado por 17 items que abordaron los factores mencionados. Fue sometido a una prueba piloto con una fiabilidad de alfa de Cronbach α=.962 y a una prueba de validez de contenido realizada por expertos, dando un alto nivel de aprobación lo que permitió convalidar el instrumento.

III. Resultados

Partiendo del planteo de Pérez Juste (2005) referido a que “la educación de calidad es aquella que aborda la formación integral de las personas” (p. 17), la formación del profesorado aportará un conjunto de herramientas destinadas a generar un proceso que forme profesionales responsables y autónomos, con capacidad de decisión para resolver los problemas que se le presenten.

En este marco, como factor inicial, los alumnos del profesorado participantes del estudio fueron consultados respecto del grado de importancia que tiene para ellos que la educación sea de calidad. Se observa que el 99% afirma que una educación de calidad es de máxima importancia, dando cuenta que la calidad es un aspecto estratégico y fundamental para su formación.

Respecto de la modalidad formativa a realizar durante el profesorado, un 96% de los encuestados señalan que el modelo de aprendizaje que consideran mejor para que su formación sea de calidad es un modelo mixto que combine el auto-aprendizaje acompañado por un guía permanente del docente formador. Es decir, la preferencia de un modelo que articule instancias y herramientas educativas complementarias de formación, por sobre otros modelos como el modelo de aprendizaje reglado y guiado en su totalidad por el docente formador (3%) y el modelo de auto-aprendizaje sin ninguna guía del docente formador, en instancia libre y con exclusivo apoyo bibliográfico (1%).

Los alumnos consultados manifiestan que una formación de calidad está vinculada a la adquisición de habilidades comunicacionales; siendo que los resultados muestran que el 92% de los encuestados señalan que las mismas deben estar orientadas a motivar la comunicación entre el docente y los alumnos, por medio de una línea interactiva de trabajo; mientras que solamente un 3% considera que deben ser seguir exclusivamente los lineamientos de una guía de trabajo, impidiendo cualquier debate entre docentes y alumnos. El restante 3% señala que no debería desarrollarse ninguna habilidad comunicacional en especial. De esta forma, la formación adquiere una dinámica que moldea la forma de trabajar en el aula y determina una forma de funcionamiento colaborativa para el desarrolla de las tareas.

Los alumnos participantes también fueron consultados para que den su opinión acerca del grado de importancia que presenta la promoción de recursos tecnológicos para una formación de calidad, aportando las siguientes respuestas (tabla I).

 

Tabla I. Opinión acerca del grado de importancia que presentan los siguientes recursos tecnológicos para una formación de calidad

  Máxima Importancia Mediana Importancia Poco Importante Ninguna Importancia NS/NC
Promover el uso de técnicas estadísticas para el manejo de información 27%

51%

21%

1%

0

Promover el uso de programas informáticos

26%

66%

8%

0

0

Promover el uso de la comunicación virtual

23%

48%

26%

3%

0

 

En la tabla I, se observa que, en relación a la utilización de recursos tecnológicos para una formación de calidad, el 78% de los alumnos las considera de máxima (27%) y mediana importancia (51%), mientras que para un 22% es poco importante (21%) o que no tiene ninguna importancia. Por su parte el 26% considera que promover el uso de programas informáticos es de máxima importancia y un 66% de mediana importancia; mientras que un 8% considera que es poco importante. A su vez, un 48% también manifiesta que es de mediana importancia promover el uso de la comunicación virtual y un 23% que es de máxima importancia. El resto de los alumnos señala que es de poca (26%) o ninguna importancia (3%).

Como era previsible, del 86% de los encuestados que afirman como máxima importancia promover el uso de técnicas estadísticas para el manejo de la información, el 75% de los alumnos plantean de máxima importancia promover el uso de programas informáticos y el 71% que considera de máxima importancia promover el uso de la comunicación virtual.
Los alumnos fueron consultados para conocer su opinión acerca de aspectos vinculados a las estrategias didácticas para el logro de una formación de calidad del profesorado, aportando las siguientes respuestas (tabla II).

 

Tabla II. Opinión acerca del grado de importancia que presentan los siguientes aspectos vinculados a las estrategias didácticas para el logro de una formación de calidad

 

Máxima Importancia Mediana Importancia Poco Importante Ninguna importancia NS/NC
Promover ejercicios de simulación de prácticas de casos en clase

 73%

 17%

 10%

 0

0

Promover debates dialogados en clase

 63%

 31%

5%

 1%

0

Promover estrategias de trabajo tutorial personalizado fuera del horario de clase

 60%

 25%

 14%

 1%

0

 

Entre las estrategias optadas por los alumnos del profesorado encuestados, se observa que para una mayoría de los alumnos (73%), promover ejercicios de simulación de prácticas de casos es de máxima importancia. lo cual implica el valor del desarrollo de propuestas que sean realistas y durante el proceso de enseñanza y aprendizaje.

El 63% de los alumnos señala que es de máxima importancia promover debates dialogados, por tanto, se puede apreciar que para un importante número de alumnos el acto educativo es un espacio de interacción y diálogo entre pares y con los profesores, primando la comunicación como puente hacia la mejora de la calidad educativa. El 60%, afirma que promover estrategias de trabajo tutorial personalizado fuera del horario de clase es de máxima importancia, observándose una valoración por parte de los alumnos a la posibilidad de contar con espacios de atención y orientación a sus problemáticas e intereses.

Al momento de consular la opinión acerca del grado de importancia que presentan los siguientes aspectos vinculados a las estrategias de evaluación en la formación de calidad, se obtuvieron los siguientes resultados (gráfico I).

 

Gráfico I

 

Pérez Juste (2005), afirma que “la evaluación es un elemento de especial relieve en todos los procesos ligados a la calidad”(p. 24); de allí que al momento de indagar sobre estrategias de evaluación consideradas de máxima importancia para la formación, la exposición escrita (50%) se presenta como la opción más elegida; luego seguida por la realización de trabajos de investigación individual (42%), la exposición oral de los contenidos (38%) y finalmente la realización de trabajos de investigación individual (22%) Esto marca la tendencia de que la evaluación escrita continúa prevaleciendo entre las formas de evaluar, pero se destaca el lugar de la investigación que tiene para los alumnos del profesorado como instancia de aprendizaje y valoración.

El estudio indagó la opinión de los alumnos del profesorado en relación a la formación de estrategias interpersonales, siendo que el 62% y el 63% de los encuestados señalan que la formación en liderazgo y la formación para potenciar la creatividad son de máxima importancia para una formación de calidad; a su vez el 22% y el 35% los consideran de mediana importancia respectivamente.

El 65% considera que es máxima importancia la formación para tomar decisiones en conjunto y para un 32% de mediana importancia. Un 81% de los encuestados considera que es de máxima importancia la formación para la adaptabilidad ante situaciones cambiantes; para el 18% lo es de mediana importancia.

Se visualiza una vinculación de la formación de calidad con la adquisición de estrategias propicias para la conformación de atmósferas de aprendizajes activas y con mayor participación potenciando la pertenencia al grupo frente al contexto real. Esto se confirma al momento de asociar variables, donde se observa que aquellos alumnos que consideran de máxima importancia la formación en liderazgo, el 79% también considera como de máxima importancia promover ejercicios de simulación de casos.

Por su parte, el 77% de los alumnos que consideran la realización de trabajos de investigación grupal como de máxima importancia, también consideran de máxima importancia la formación para tomar decisiones en conjunto. Aquellos alumnos que plantearon de máxima importancia promover estrategias de trabajo tutorial fuera del horario de clase, un 91% también señala de máxima importancia la formación para la adaptabilidad ante situaciones cambiantes.

También se observa que de los alumnos que consideran de máxima importancia la formación en potenciar la creatividad, un 76% señala de máxima importancia promover ejercicios de simulación de casos y un 80% que la máxima importancia se encuentra en promover debates dialogados.

De los alumnos que consideran de máxima importancia la formación para tomar decisiones en conjunto, el 66% también lo considera para la formación en liderazgo, el 75% lo considera en la formación en potencias la creatividad y un 86% en formación para adaptabilidad ante situaciones cambiantes.

IV. Conclusiones

Considerando la complejidad de la temática abordada y las limitaciones propias de un estudio exploratorio, se presentan factores de consideración por parte de los alumnos encuestados vinculados a la formación de profesorado.

La formación de formadores se ha consolidado como un reto de la mayoría de las instituciones educativas que aspiran a la excelencia y a la mejora constante. Para los alumnos del profesorado la educación de calidad es de máxima importancia y se lleva a cabo por medio de un modelo de aprendizaje que permita articula el auto aprendizaje con la guía y acompañamiento del docente formador.

Se observa que la adquisición de diversas estrategias didácticas, como promover ejercicios de simulación de prácticas de casos y promover los debates dialogados, son aspectos de suma importancia para el alumnado, lo que implica a su vez, asociar la calidad con la necesidad de contar con un profesorado formador capacitado, motivado y dispuesto a interactuar con los alumnos. Esto requerirá la promoción de líneas interactivas de trabajo que relacione a los alumnos y a los docentes. La praxis formativa cobrará relevancia por medio de dichos ejercicios y prácticas áulicas, en entornos pertinentes, donde puedan desarrollarse aspectos propios de la formación realizada. Para ello, también se valoran las estrategias de trabajo tutorial por fuera de los horarios de clase que acompañen el proceso formativo.

Asimismo, las estrategias de evaluación utilizadas durante la formación también son de relevancia para los alumnos del profesorado, lo que permite inferir que las mismas son cuestiones que deben ser consideradas con especial atención, puesto que como señala Escudero (2016) “la evaluación resulta ser un elemento imprescindible de planificación, de gestión y de toma de decisiones” (p. 14).

Se destaca que la formación del profesorado es un proceso que requiere incorporar la formación de aspectos actitudinales, como la formación en liderazgo, la formación para tomar decisiones en conjunto, potenciar la creatividad y fundamentalmente una formación que permita la adaptabilidad ante situaciones cambiantes. Se evidencia que el alumnado del profesorado concibe la educación como un fenómeno integral, que requiere contar con conocimientos que le permitan aplicar los saberes y la enseñanza en forma pertinente y adaptada al entorno donde se desarrollan.

Se infiere que los alumnos del profesorado priorizan como máxima importancia para una formación de calidad aspectos vinculados a estrategias didácticas, de evaluación y actitudinales por sobre aspectos relacionados a la promoción de recursos tecnológicos.
En síntesis, la formación de calidad del profesorado universitario tiene la función de facilitar la autonomía, la reflexión crítica y la puesta en acción de un aprendizaje relevante por parte de los alumnos, logrando disponer de herramientas que les permitan la adaptación a los diversos contextos sociales. Para ello, resulta necesario que haya una actitud de predisposición a la recepción, discusión, asimilación y comprensión de los conocimientos en forma coordinada con las metodologías de enseñanza y evaluación propuestas, en un marco de colaboración e integración con pares durante todo el proceso de formación.

Indagar sobre la complejidad del proceso de formación de formadores, tanto en sus aspectos de carácter conceptual (teóricos), como en sus alcances en el quehacer educativo en el aula (experiencia), requiere reconocer la alternativa potenciadora de estrategias de enseñanza y aprendizaje, apoyadas con las nuevas tecnologías, que puedan adaptarse a los diversos y cambiantes escenarios. Es por ello, que la investigación de esta temática exige de la profundización y apertura constante de nuevas vías de estudio, lo que permitirá que los avances y la mejora de la formación de formadores se vayan consolidando en su recorrido de búsqueda de la calidad continua.

Pensar la formación de un profesorado responsable y comprometido con la realidad social, implica una búsqueda permanente de su calidad, definiendo el concepto de la calidad según la definición brindada por el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2016 UNESCO (2016), dónde se enfatiza que “por calidad puede entenderse el grado en que los entornos de las escuelas y aulas (con inclusión de las estructuras y de los procesos de enseñanza) y los sistemas respaldan el desarrollo holístico de los niños, especialmente de los que corren riesgo de exclusión social” (p. 41). En este escenario, la motivación al profesorado en formación es sustancial para que pueda desarrollar sus prácticas con idoneidad, sintiéndose apoyado con herramientas pertinentes para la enseñanza de calidad.

Referencias Bibliográficas

Bozu, Z & Imbernon, F. (2016). La formación docente en momentos de cambios: ¿Qué nos dicen los profesores principiantes universitarios? Profesorado. Currículum y Formación de Profesorado, 20(3), 467-492. Recuperado de
http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=56749100017

UNESCO (2015). Educación 2030: Hacia una educación inclusiva y equitativa de calidad y un aprendizaje a lo largo de la vida para todos. Declaración de Incheon. Corea: UNESCO.

Escudero, T. (2016). La investigación evaluativa en el Siglo XXI: Un instrumento para el desarrollo educativo y social cada vez más relevante. RELIEVE, 22(1).
DOI: http://dx.doi.org/10.7203/relieve.22.1.8164

Marcelo, C. (2001). Aprender a enseñar para la Sociedad del Conocimiento. Complutense de Educación, 12(2), 531-593.

Marcelo, C. (2008). Políticas de la inserción a la docencia: De eslabón perdido a puente para el desarrollo profesional docente. En Marcelo, C. (Coord.) El profesorado principiante, Barcelona: Octaedro, 7-58.

Marcelo, C. (2011). La profesión docente en momentos de cambio. ¿qué nos dicen los estudios internacionales? Participación educativa, 16, 49-68.

Martínez, C. (2004). Técnicas e instrumentos de recogida y análisis de datos. UNED: Madrid.

Pérez, R. (2005). Calidad de la educación, calidad en la educación. Hacia su necesaria integración. Educación XXI, 8,11-33.

Porlán, R. y de Alba, N. (2012). La escuela que queremos. Investigación en la escuela. Investigación en la Escuela, 77, pp. 5-12. Recuperado de
http://www.investigacionenlaescuela.es/articulos/77/R77_art1.pdf

UNESCO (2016). La educación al servicio de los pueblos y el planeta: creación de futuros sostenibles para todos. Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2016. París: UNESCO.

Vaillant, D. (2007). Mejorando la formación y el desarrollo profesional docente en Latinoamérica. Pensamiento educativo, 41(2), 207-222.

Zabalza, M. A. (2003). Las competencias docentes del profesorado universitario: calidad y desarrollo profesional. Madrid: Narcea.

URL: www.cyta.com.ar/ta1701/v17n1a3.htm

Técnica Administrativa
ISSN 1666-1680
http://www.cyta.com.ar -

Recibido el: 02-10-2017; Aprobado el:09-10-2017

Volumen:17

Número:1

Artículo:3

Buenos Aires, 15-01-2018

Ver Ficha:[Artículo]


Ver Ficha Autor/a:

[Nicoletti, Javier Augusto]

[Chaves Montero, Alfonso]

[Gadea Aiello, Walter Federico ]

Traducir el artículo:[Translate]

(Ô_Ô) Recomendar el artículo por: Correo / facebook / Twitter / Google+ / WhatsApp / Linkedin /